[ ESPAÑOL ] [ ENGLISH ] [ MORE... ]
 
 

Historia

Desde su constitución, fue parte del sueño de sus fundadores hacer de Paz y Esperanza una institución descentralizada y que estuviera realmente cerca de la realidad de la gente a la que serviría. Se decidió entonces, que haríamos todo lo posible para desplazarnos hasta zonas del país donde identificáramos mayor necesidad sea por los altos índices de pobreza que registrasen o por la desatención por parte del Estado.

La primera oficina establecida en esa perspectiva fue en Moyobamba, la capital del departamento de San Martín. Hasta esa provincia ubicada en la selva alta del Perú se dirigieron los abogados José Regalado y Ruth Alvarado, quienes acompañados de un grupo de voluntarios del lugar empezaron su servicio a la comunidad el 17 de abril de 1999.

Problemas referidos a las secuelas del conflicto armado interno que también afectó esta región, violencia familiar, abuso sexual, fueron los primeros que fueron parte de la agenda del equipo de Paz y Esperanza. Luego se incursionó en la promoción y enseñanza de técnicas de conciliación como medio para resolver los conflictos, en el desarrollo y fortalecimiento de capacidades desde una perspectiva intercultural con comunidades nativas y de inmigrantes mestizos, y en temas referidos a justicia comunal y la defensa del medio ambiente. 

En la etapa en la que la oficina amplía sus servicios se produce un cambio en la dirección haciéndose cargo de esa responsabilidad desde agosto del 2003 el psicólogo Roger Mendoza Contreras, uno de los fundadores de Paz y Esperanza.